Claudia tocada por la luna: Tu revolución nos reconcilia con el género

Claudia Ancapan Quilape es la protagonista del documental dirigido por Francisco Aguilar, la cual narra una historia de adversidad, lucha y espacio.

La historia se centra en la vida de Claudia, quien narra en detalle su infancia en el Sur de Chile, específicamente en El Ñady, en la comuna de Los Muermos, allí Claudia creció públicamente como Juan Carlos, lo cual se condecía con el deseo íntimo por dejar salir su verdadera identidad. La amistad de las niñas de su escuela y la diferencia de los adultos que marcaron su rol como el niño que no era.

Los años pasaron y convirtieron a Juan Carlos en un chico tímido y recluido de sí mismo que se dejó de lado hasta que su entrada a la universidad para estudiar obstetricia le abrieron las puertas al mundo del que siempre había sido parte. Así por fin nació Claudia.

La cinta de 65 minutos titulada “Claudia tocada por la luna” nace del relato ingenuo y poético del pueblo mapuche para explicar la homosexualidad; los tocados por la luna, es el mito mágico que se contaba pero también trata sobre la mezquina luz que se ha posado sobre la vida de Claudia.

Una vida eclipsada por la discriminación, la ignorancia y el temor que son explorados con delicadeza en la ópera prima de Aguilar pero que como todo eclipse, termina para dar paso a la luz total con una protagonista que radiantemente emperifolla su bitácora personal.

EL CONOCIMIENTO ES UN ARMA DE LIBERACIÓN.

La adversidad y la rebeldía se hacen evidentes. Claudia en un tono dulce nos enseña sobre superación como una hermana mayor cariñosa. No hay odio en sus palabras, solo nos demuestra que ha cerrado una época oscura.

Mujer trans, matrona y mapuche, así la clasificaron en otras críticas pero ella no es sólo eso, la revolución de Claudia nos reconcilia con el género, su vida corrige la ignorancia y el temor de muchos niñes. Su fuerza inspira, su posibilidad de salir de la universidad abre la puerta de una sala que otras trans no han podido ver y lo que es peor; algunas han sido limitadas a trabajos estereotipados. Tú, Claudia, vales tu peso en oro.

Puedes ver hasta el 4 de septiembre en Centro Arte Alameda. Revisa su cartelera aquí.

No Hay Más Artículos