The OA: Un viaje a otra dimensión

2

Escribir una reseña sobre The OA es muy muy difícil debido a que es una serie que deja más preguntas que respuestas. Durante ocho capítulos acompañamos a Prairie Johnson en una misión repleta de símbolos y tan compleja como la vida misma.

El argumento central de la serie se desarrolla con la aparición de Prairie Johnson (Brit Marling) quien tras desaparecer por siete años, vuelve a casa. Su retorno no es gratuito, puesto que tiene a sus espaldas una misión que cumplir para la cual necesitará a cinco personas que confíen plenamente en ella.

Si algo podemos aclarar es que esta serie no es para todo el mundo. Aborda la temática de los mundos o universos paralelos, el sentido de la vida y por sobre todo, qué hay después de la muerte. Las EMC (Experiencias Cercanas a la Muerte) son uno de los puntos centrales, de la serie y se toca con bastante seriedad, tanto así que es inevitable cuestionarse, tanto la vida como la muerte después de ver algunos capítulos.

Durante los primeros dos o tres capítulos, se nos abren las puertas hacia la vida de Prairie Johnson. Poco a poco comenzamos a comprender qué le ocurrió y por qué desapareció durante siete años, pero sobre su misión y la razón de por qué necesita a cinco personas, nada nada. Y es ahí donde se encuentra el juego de la serie; busca que el espectador también confíe en Prairie.

La serie busca la confianza de quién la está viendo, le tiende una mano para acompañarla en su viaje de destino incierto y uno, sin darse cuenta, está sentado junto a Prairie Johnson, luchando y sufriendo junto a ella.

Esta confidencia que se produce entre espectador y protagonista de una serie de ficción se debe a la manera tan natural en que ocurren los hechos, acercándose mucho más al realismo mágico y surrealismo que a la ciencia ficción. El minimalismo de la serie ayudó mucho a darle un gran aire de credibilidad, misticismo y la capacidad de transmitir los sentimientos y sensaciones de Prairie.

Cuando logras conectarte con la serie, al final de cada capítulo se siente un vacío. Como si a un rompecabezas le faltaran piezas o algo muy lindo se destruyera. Muchas veces me ocurrió que terminaba un capítulo y me quedaba inerte frente a la pantalla, mientras el contador de Netflix para el siguiente capítulo me apresuraba para procesar todos esos sentimientos inconclusos.
The OA no es una serie para todo el mundo. Ver esta serie es establecer un compromiso no escrito contigo mismo para que te cuestiones tu propia realidad y lo suficientemente intensa para que te llegues a sentir expuesto y comprometido con la misión de Prairie.

Por @humanoestepario

No Hay Más Artículos
Suscribete a contenido Under
Directo a tu email baby