El Dylan, nacido, criado y asesinado en La Ligua

Funciones hasta el 27 de mayo en M100

3 Foto: Andrés Olivares

El Dylan, un cabro nacido, criado y asesinado en La Ligua, comuna cuyo nombre en mapudungun significa esperanza. La misma que estuvo lejos de la joven trans asesinada en su población por “maraco”.

Una historia de violencia e ignorancia que terminó con los sueños coliflor de esta chiquilla de 26 años, la noche del 29 de diciembre del 2015 y que revive en la llama teatral de la compañía La Mala Clase, quienes a lo largo de 8 años, han trabajo con diversas instituciones culturales de gran relevancia, tales como el Teatro Nacional Chileno, el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), el Teatro de la Universidad Católica y Centro Cultural Matucana 100, espacio donde se realizan las funciones hasta el 27 de mayo.

El relato parte con las reflexiones de una madre angustiada por la pérdida de su hija, por la incomprensión que las envolvió y por la injusticia de su precipitada muerte.

“Es mi hijo. Lo conocía señorita. Ese día tenía hecho trizas el corazón. Me dijo que se quería ir de la casa. Que no quería ponerme en peligro a mí o a sus hermanos. Que no aguantaba más”.  – Elvira, madre de Dylan

La atmósfera verde que se corta con la luz cálida que manejan los actores para cambiarnos de tiempo y de espacio son la forma perfecta de llevarnos a diferentes pasajes de la vida de Dylan, los conflictos sociales en los que se movía, la diferencia que se pegó a ella como una sombra, los amigos maricas que llenaron de glitter su dulce sueño de ser tratada como lo que era: una mujer y de quienes sepultaron ese sueño.

El recuerdo amargo de no ser querido por los demás niños, de ser el afeminado y el colita que no juega a la pelota, se transforma en un flash back que el espectador puede (o no) hacer de sí mismo.

Una obra que impacta, seduce con su picor criollo y entristece hasta las lágrimas.

La obra de Bosco Cayo rescata las ilusiones travestis enjoyadas por las lentejuelas pegadas con silicona, el pelo largo tomado con un moño de vieja para pasar piola en la población y que el Dylan soltó para convertirse en Andrea. Los vestidos ‘marifrunci’, su espectáculo en el circo coliza, el deseo de ser enfermera casi de cine, sensual y hermosa, sus amigas, las misma que le hicieron el fashion emergency travesti; cumpliendo su fantasía de ser mujer – mujer, bien mujer.

Revisa las funciones en M100 hasta el 27 de mayo

Ficha Artística

Dramaturgia: Bosco Cayo. Dirección: Aliocha de la Sotta. Compañía: Teatro La Mala Clase. Elenco: Juan Pablo Fuentes, Paulina Giglio, Guilherme Sepúlveda, Jaime Leiva y Mónica Rios. Diseño de iluminación y escenografía: Rodrigo Leal. Diseño vestuario: Felipe Olivares. Realización escenográfica: Macarena Ahumada y Equipo Checoslovaquia. Realización vestuario: Susana Arce. Música: Fernando Milagros. Producción: Francesca Ceccotti. Gráfica: Javier Pañella

TEATRO PRINCIPAL

$5.000 general
$3.000 est, 3era edad
$3.000 jueves popular
70 minutos

SÍGUENOS EN SPOTIFY Y SUMERGETE EN NUESTRAS PLAYLIST

No Hay Más Artículos
Suscribete a contenido Under
Directo a tu email baby